+5493434610086 info@mundoentrerriano.com
lunes, diciembre 6, 2021
DestacadasMaría GrandePoliciales

Fiesta clandestina en la casa de un intendente entrerriano

Mandar a un amigo.

El hecho dejó en una incómoda posición al intendente de la localidad de María Grande, Héctor Cheru Solari (Juntos por el Cambio) quien tuvo que reconocer que su hija había organizado una reunión por cumplir 18 años.

El intendente Solari admitió el festejo de su hija de 18 años y culpó a quienes toman decisiones sanitarias por no contemplar la situación de los jóvenes.
“La pandemia no es sólo un problema de salud», argumentó el intendente Cheru Solari.
Luego dijo: “La situación, como padre, me apena pero no les hablo aquí como padre sino como autoridad pública que debe hacer cumplir las mismas normas que ayer se vulneraron. Lo que se hizo está mal, independientemente de quién lo haga, y siempre tiene consecuencias que se deben afrontar”, indicó el intendente sin precisar cuáles son esas consecuencias.
Sin embargo, Solari prefirió profundizar su mirada sobre la situación de los jóvenes y sostuvo que las situaciones como la ocurrida en su casa de producen “porque quienes toman decisiones sobre las fases de Aislamiento y Distanciamiento Social no contemplaron, hasta ahora, políticas que aborden los problemas de la juventud, que son diferentes a los de quienes transitamos la vida adulta”, indicó.
Luego advirtió: “Se vienen meses difíciles, la sociabilidad es parte del ADN de los argentinos y las autoridades nacionales y provinciales deben tomar decisiones”.
En ese sentido, indicó. “La pandemia no es sólo un problema de salud, tiene también un componente económico/productivo y otro social, todos los cuales deben se abordados”.
Cerrando su posteo; “Asumiendo la responsabilidad que me cabe me disculpo y los invito a reflexionar sobre esto que nos pasa tras casi 8 largos meses de aislamiento”.
Repercusiones 
El intendente decidió comunicar la situación en sus redes sociales, y no en los medios oficiales del municipio, permitiendo la publicación de comentarios.
Hubo quienes coincidieron con la postura de elaborar un protocolo que habilite las salidas de los jóvenes, y otras que señalaron que se trataría de un riesgo para los familiares de mayor edad de esos jóvenes.
Igualmente hubo personas que se solidarizaron con la difícil situación que le toca a la familia del intendente por el cargo que este ocupa (entendiendo que los obliga a ser más estrictos en el cumplimiento de las normas), y algunos que eligieron halagar al intendente por admitir lo ocurrido.
Del mismo modo, otros ciudadanos le reprocharon que mientras simulaba pena por lo ocurrido desplegaba un discurso en apoyo de reuniones sociales y fiestas clandestinas.