+5493434610086 info@mundoentrerriano.com
viernes, abril 23, 2021
Entre Ríos

8M: La marcha por el Día de la Mujer en Paraná.

Mandar a un amigo.

“Justicia es que no vuelva a pasar ¡Ni una menos! ¡Vivas y libres nos queremos!”, clamaron en el documento elaborado la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná y Multisectorial de Mujeres Entrerrianas que se dio lectura al cierre de la manifestación que se llevó adelante en la capital provincial. “Hartas”, fue la expresión que sintetizó los reclamos de las mujeres que cargaron contra las responsabilidades del Estado y las desigualdades económicas.Una importante manifestación en el Día Internacional de la Mujer se desarrolló a través de la calles del centro de Paraná en la tarde de este 8 de marzo. “Hoy paramos y marchamos para transformar todo nuestro hartazgo en fuerza política y colectiva, en organización y abrazo”, señalaron en parte de las palabras de cierre de la marcha que partió desde Plaza 1º de Mayo, donde concentró poco después de las 18, y culminó en Plaza Mansilla, frente a Casa de Gobierno.

Aun con las restricciones de la pandemia, columna de manifestantes fue nutrida, colorida y se hizo oír en cantos y proclamas. En un escenario que armó frente a la explanada de Casa Gris, se dio lectura a un documento en torno a una gran ronda, tratando de respetar el distanciamiento social.

A continuación, el texto completo:

“Justicia es que no vuelva a pasar, emergencia nacional por violencia de género y la deuda es con nosotras.
Estas son nuestras exigencias en el día internacional de les trabajadoras y en el quinto paro internacional de mujeres y disidencias.
Estamos hartas de las violencias y las injusticias del patriarcado y el capitalismo en este sistema imperialista.
Estamos hartas del Fondo Monetario Internacional y lo que sus imposiciones significan en nuestras vidas. Exigimos que la crisis la paguen las grandes fortunas quienes se enriquecieron y fueron beneficiadas con la estafa al pueblo y no la clase trabajadora que necesita urgente un salario por encima del costo de la canasta básica.
Estamos hartas de la feminización de la pobreza, que no solo significa el empobrecimiento material de mujeres y disidencias, sino también el empeoramiento de nuestras condiciones de vida y la permanente vulneración de derechos.
Estamos hartas y por eso apoyamos la lucha decente y los reclamos de estatales por las condiciones laborales y la reapertura de las paritarias.
Estamos hartas y exigimos la implementación del cupo laboral trava-trans en el Municipio de Paraná y en la Provincia.
Estamos hartas de la precariedad laboral y exigimos la regularización de les trabajadoras que se desempeñan en las reparticiones del Estado con contrato basura. Demandamos el reconocimiento para les trabajadoras de la economía popular y para miles que no tienen derechos ni garantías.
Estamos hartas del trabajo doméstico no remunerado, exigimos licencia extendida por maternidad y paternidad y la creación de espacios de cuidado en instituciones públicas y privadas.
Estamos hartas de nuestra situación de vulnerabilidad y precariedad, exigimos tierra, techo y trabajo.
Estamos hartas de que no haya políticas integrales que contengan a las víctimas de violencia y les permitan seguir con sus vidas y tener un proyecto vital con acceso al trabajo, a la capacitación, a la salud y a la vivienda.
Estamos hartas de que nos nieguen las licencias por violencia de género y seguimos siendo víctimas de acoso sexual laboral.
Estamos hartas de contar feminicidios.
Según el Observatorio “Lucía Peréz” hubo 60 feminicidios en 59 días de este año y 8 travesticidios. El 17 % de los feminicidios fue perpetrado por integrantes de las fuerzas de seguridad, el 29 % de las víctimas había hecho la denuncia, incluso varias veces, el 64% de los agresores eran parejas o exparejas de las víctimas, según Mumala.
Estamos hartas de golpear puertas y ser desoídas. Exigimos emergencia nacional por violencia de género porque necesitamos presupuestos reales y acordes a la situación de cada región.
Estamos hartas y denunciamos que del presupuesto nacional el Ministerio de Mujeres recibe el 0,074 %, bien sabemos que la cifra es insuficiente para prevenir y erradicar la violencia hacia las mujeres y disidencias.
Estamos hartas de que el sistema judicial machista criminalice a las mujeres y disidencias en situación de violencia de género. ¡No más presas por defenderse!
Estamos hartas y exigimos Justicia para Jéssica Dos Santos, Gisela López, NiKi “La Loba” Julieta Riera y Alejandra “Rucu” Silva cuyos crímenes de odio siguen impunes.
Estamos hartas y necesitamos que los dispositivos que existen para denunciar violencia, para el seguimiento de situación y la contención de las denunciantes sean reforzados con presupuesto real y reconocimiento remunerado a las promotoras de derechos territoriales.
Estamos hartas y no queremos más Fátimas, ni Úrsulas! El Estado con sus tres poderes son responsables de la violencia, los feminicidios y los travesticidios.
Estamos hartas de que profesionales de la salud y anti derechos insistan en impedir la interrupción voluntaria del embarazo, es ley! Y la vamos a defender con la misma fuerza con la que la conquistamos!
Estamos hartas del incumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral con visión científica y laica sobre la sexualidad y con formación gratuita para todo el sistema educativo. La ESI es fundamental para prevenir y erradicar las violencias.
Estamos hartas de los abusos infantiles. Basta de callar a las infancias. Las niñas, los niños y adolescentes no mienten. Los abusadores sí. Basta de abuso sexual en la infancia.
Estamos hartas de los grupos recalcitrantes anti derechos y exigimos la separación de la iglesia del Estado. El Presupuesto 2021 estipula $ 155 millones para la Curia, a lo que se suman las exenciones fiscales y de servicios. El Estado debe dejar de subsidiar la educación privada y confesional y además no financiar la estructura de ningún culto.
Estamos hartas de que nos fumiguen la tierra, los alimentos, las escuelas, todo tiene veneno! Tenemos derecho a la soberanía alimentaria. La utilización de agrotóxicos es un atentado contra toda forma de vida y exigimos políticas para fomentar la agroecología orgánica y regenerativa.
Estamos hartas de la violencia extractivista que es patriarcal. Exigimos políticas que nos devuelvan la soberanía sobre nuestros cuerpos y nuestra tierra. ¡Basta de minería, fracking y de incendiar nuestros humedales y bosques!
Estamos hartas de denunciar una y otra vez todas las violencias del sistema machista y heteropatriarcal!
Estamos hartas por eso queremos cambiarlo todo. Queremos un mundo feminista con otra política, otra justicia, otra ciencia, otra economía, otras palabras, otros gestos para habitar nuestros cuerpos en otras relaciones.
Estamos hartas del dolor, hartas de la indignidad, hartas de la pobreza, hartas de la injusticia ¡hartas, hartas, hartas!

Por eso hoy paramos y marchamos para transformar todo nuestro hartazgo en fuerza política y colectiva, en organización y abrazo y juntes decimos:
¡No al pago de la deuda externa. Investigación y suspensión del pago y que la plata sea para el pueblo!
¡Basta de hambrearnos la deuda es con nosotras!
¡Emergencia nacional por violencia de género ya!
¡El Estado y los gobiernos son responsables!
Justicia es que no vuelva a pasar ¡Ni una menos! ¡Vivas y libres nos queremos!
¡No al pago de la deuda externa. Que haya investigación y que la plata sea para el pueblo!
¡Basta de hambrearnos la deuda es con nosotras!
¡Emergencia nacional por violencia de género ya!
¡El Estado y los gobiernos son responsables!
Justicia es que no vuelva a pasar ¡Ni una menos! ¡Vivas y libres nos queremos!”.

Luego del discurso unificado, una amiga de Fátima Acevedo, víctima de femicidio, brindó unas palabras en su recuerdo, a la espera de los términos de la condena a cual el jurado popular encontró culpable a su ex pareja, Jorge Martínez. Hace exactamente un año, se conocía la noticia de que su cuerpo era hallado.